Buenas prácticas de turismo

La ciudad de Cartagena de Indias, fue declarada Patrimonio Nacional de Colombia en el año 1959, mientras que, en 1984, el Comité del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO la incluyó en la lista del patrimonio mundial como «Puerto, Fortaleza y Conjunto Monumental de Cartagena de Indias»

El turismo se convirtió en un factor potencial de la ciudad gracias a sus atractivos naturales y su rica historia, de manifiesto en la variedad de estilos arquitectónicos y también sus bellezas naturales como las playas de la Boquilla, Bocagrande, Castillo Grande, El Laguito y las cercanas islas del Rosario y de Barú.

Es compromiso de todos conservar estos atractivos emprendiendo buenas prácticas de turismo por medio de las siguientes recomendaciones:

Al visitar las Islas del Rosario, archipiélago conformado por arrecifes de coral, Infórmese de cómo hacerlo para causar el menor impacto posible y no degradarlo:

  • Evitar tocar o llevar corales, plantas y animales propios de la región.
  • Abstenerse de colectar, extraer o comprar artesanías con partes de animales.
  • No arrojar al mar colillas de cigarrillos o cualquier otro tipo de desechos
  • No realizar pesca en la zona
  • Realizar una adecuada disposición de los residuos sólidos utilizando las canecas según su clasificación o demarcación

Durante su visita al sector amurallado y monumentos de la ciudad:

  • No arrojar basuras a la calle
  • Respetar y conocer las tradiciones culturales de la comunidad local.
  • Adquirir artesanías y productos característicos de la región fabricados por personas o empresas locales.
  • Consultar con su guía de turismo antes de tomar fotografías dentro de los

No contribuya con la explotación sexual y comercial de menores de edad, en nuestro país es un delito. Ley 679 de 2001

Consejos prácticos para que los turistas se concienticen de lo que deben o no hacer en sus destinos y por qué sus acciones pueden poner en peligro la riqueza biológica del lugar que se visita. Las “Diez recomendaciones para un turismo sostenible” son:

  1. Al planificar su viaje, elija aquellos proveedores que le ofrezcan garantías de calidad y de respeto a los derechos humanos y al medio ambiente.
  2. Utilice los recursos naturales, como el agua y la energía, con moderación. Recuerde que son bienes escasos.
  3. Trate de minimizar la generación de residuos. Son una fuente de contaminación.
  4. Cuando tenga que deshacerse de un residuo, hágalo de la manera más limpia que le facilite su lugar de destino.
  5. En un espacio natural procure que la única huella que deje atrás sea la de su calzado.
  6. Si visita ecosistemas sensibles, como arrecifes de coral o selvas, infórmese de cómo hacerlo para causar el menor impacto posible y no degradarlos.
  7. Al comprar regalos y recuerdos busque productos que sean expresión de la cultura local. Favorecerá la economía de los pueblos que le acogen y la diversidad cultural.
  8. No adquiera flora y fauna protegida por el Convenio de Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), ni productos derivados de dichas especies. Es un delito y contribuye a su extinción.
  9. Ayude a conservar el entorno natural. Proteja la flora y la fauna silvestre y su hábitat, y no compre productos elaborados a partir de plantas o animales en peligro (Ley 23 de 1973)
  10. Respete los recursos culturales. Las actividades turísticas deben practicarse con respeto por el patrimonio artístico, arqueológico y cultural. (Ley 1185 de 2008). En su destino disfrute conociendo la cultura, costumbres, gastronomía y tradiciones de las poblaciones locales. Respételas y acérquese a ellas, tienen mucho que contarle. Asimismo, trate de contribuir con su presencia al desarrollo de un turismo responsable y sostenible; construyendo con su viaje un planeta más saludable y solidario.

Siguiendo estas diez recomendaciones el turista contribuirá a conservar la riqueza biológica de la Tierra y a mejorar las oportunidades de desarrollo de muchas personas.